A mí sí me gustó el final de How I Met Your Mother

 

Como este blog es difuso y todavía no le invento una línea editorial, hoy quiero hablar/escribir de “Como conocí a vuestra madre” (a.k.a HIMYM) y del final que a nadie le gustó, porque a mí sí me gustó.

Vi la serie completa en no más de 6 meses y creo que precisamente estas son la razones por la que me gustó el final:

1. No esperé 9 años para que al final la serie terminara en “How I Met Your –Step– Mother”
2. Al condensar la historia queda súper claro que el objetivo es que los hijos le den “el visto bueno” a intentarlo con Robin, no es contar la historia de la mamá, porque ya se la saben y no pondrían nunca en duda esa historia de amor. Estaban ahí.

No quiero hablar mucho de cómo la última temporada es la peor última temporada que he visto y que fue hecha con el sólo fin de tener la serie otro año al aire, que se demoraron 22 capítulos en contar 3 días y sólo 2 para resumir 18 años, que salvo el funeral de Barney, ni si quiera fue tan chistosa. No. Quiero hablar del final final, los últimos 10 minutos.

Todo fue un truco de Ted

Cuando contamos una historia del pasado, evidentemente no la recordamos al pie de la letra y las emociones pueden cambiar muchas partes. Todos tenemos un amig@ que vuelve con el ex porque se le olvidan las cosas malas. Eso le debe haber pasado a Ted. Tuvo memoria selectiva para las “buenas partes” de su historia por Robin y esa historia contó, porque quería convencer a los hijos, pedirles permiso sutilmente, y los hijos lo cacharon por ahí cuando la Penny pide permiso para ir al baño… ahora que ustedes no se hayan dado cuenta que la serie se llama HOW I met your mother y no WHEN I met your mother, es otra cosa.

Esta es la versión oficial, no es que el Tedioso olvidara a la mamá o que el amor no fuera sincero. No es que se haya “conformado” con la mamá porque no pudo tener a Robin o viceversa porque se murió el pololo de ella. Todos tenemos o podríamos tener un “segundo mejor”. El que no es perfecto pero podría o pudo servir, como Rachel y  Jesse St. James después que murió Finn de Glee o Ryan con Taylor después que murió Marisa Cooper en The OC.

Esta es -un poco- la historia de entre medio y al revés de «Full House» donde el mismo Bob Saget (Ted del futuro) es un viudo reacio a rehacer su vida amorosa y que mágicamente aparece con esposa nueva en la secuela «Fuller House».

Al menos yo no tengo duda que la historia con la mamá debe haber sido 8000 veces más bonita y perfecta que la historia de Robin, se nota en los recuerdos, como cuando Ted dice que habría dado todo por haber tenido esos 45 días extra.

El final nunca depende de los que estamos viendo, no nos queda más que aceptarlo, como con los midiclorianos, y creo que lo que no les gustó fue esperar 9 años para que les condensaran la parte más esperada de la historia en 80 minutos. Ese sí es un error, tuvieron 9 años para escribir un final mucho mejor. Además borraron la escena en que Lily pierde la apuesta. Ese habría sido un gran final y creo que ustedes no lo habrían odiado tanto.

Marshal odiando la peluca de Lily

 

Ahora lo que no entiendo, es porque no son capaces de perdonar el final pero si pueden perdonar las pelucas 200% poliéster y el talco en la cabeza de Ted como las caracterizaciones más pobres en la historia de la televisión, en una de las series con más éxito y presupuesto. Esa si que es la mayor decepción (Salute!)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad